Cadenas y grilletes para los prisioneros de las incursiones bárbaras

grilletesEntre los objetos que expone El Tesoro de los Barbaros existen unas piezas muy singulares que se encuentran en el Tesoro de Neupotz y se pueden ver en la segunda sala de la exposición. Se tratan de cadenas, dos grilletes con forma de anilla colocados directamente a los lados de una cerradura. Las piezas ovaladas de los dos grilletes cuelgan directamente de la fuerte anilla de hierro del candado. Esta forma casi se corresponde con la de las esposas actuales.

Las cadenas (catena) sirvieron en la antigüedad como esposas y como grilletes para los pies o el cuello. Los grilletes de hierro no aparecen únicamente en los contextos romanos, sino que se encuentran también entre los hallazgos célticos de La Tène. Entre los hallazgos romanos, los grilletes de hierro no sólo están relacionados con la esclavitud, sino que parece que también se usaron en los fuertes como medida disciplinaria. Un descubrimiento arqueológico muy revelador tuvo lugar en el fuerte de Pfünz. En el praetorium del campamento se encontró el esqueleto de un prisionero encadenado. El hueso de su pantorrilla aún se encontraba dentro del anillo de un grillete, unido a una larga cadena. Existen diferentes tipos de cadenas y grilletes que se utilizaron a la vez. En uno de estos grupos un grillete ovalado está sujeto al extremo de una cadena de hierro. Esta cadena permitía libertad de movimientos y estaba especialmente indicada para el transporte de prisioneros. Un ejemplar de este tipo de grillete con forma de anilla se halló también en el depósito de Neupotz. Al igual que el ejemplar de Pfünz, se trataba de un grillete para los pies. En el otro grupo se incluyen dos sólidos grilletes con forma de anilla colocados directamente a los lados de una cerradura.

32_bh_abb-2Sin embargo, a pesar de su hallazgo, no es posible determinar, si para los saqueadores eran tan sólo valiosos objetos de hierro, o si sirvieron de hecho para el traslado de los prisioneros que eran llevados a la Germania bárbara. Se encontraron junto con los demás objetos y es por ello improbable que fueran llevados por los prisioneros en el momento de cruzar el río. Sin embargo, el hallazgo de cadenas y grilletes en la Germania bárbara, como por ejemplo en Bavenstedt (Stadt Hildesheim, Niedersachsen), podría sugerir que en esos lugares hubo prisioneros romanos encadenados.

En la inscripción del altar de la victoria de Augsburgo, del año 260 d.C., se menciona que el ejército romano consiguió liberar a miles de prisioneros itálicos que habían sido hechos prisioneros durante la invasión de los jutungos o los semnones; una prueba de que durante las incursiones germánicas se produjeron secuestros a gran escala.

Facebook Twitter Myspace Friendfeed Technorati del.icio.us Digg Google Yahoo Buzz StumbleUpon

Comentarios

Sin Comentarios

Respuesta

Nombre *

EMail *

Web