Tesoros ocultos bajo las aguas del Rin

01_rp_abb-1
El descubrimiento en los años 70 del siglo XX del tesoro de Neupotz y del resto de objetos que componen la exposicion el Tesoro de los Bárbaros que se encuentra en el MARQ, supuso el mayor hallazgo de objetos de época romana hasta la fecha.

Alrededor de 1970, cerca de Neupotz -corporación territorial de Germersheim-, el dragado de la grava realizado por la empresa Kuhn recuperó de las profundidades del lago los primeros objetos. En los años siguientes el número de hallazgos fue en aumento. El punto culminante se sitúa entre 1980 y 1982, cuando aparecieron grandes cantidades.

barbarenschatz_01

Enormes ollas rebosantes de vajilla de bronce y de utillaje de hierro, grupos reducidos de objetos así como piezas individuales -destruidas en mayor o menor medida por la pala de la draga- fueron a parar sobre las cintas transportadoras y escombreras de la planta procesadora.
El hallazgo se produjo en un brazo del Viejo Rin, al sudeste del municipio de Neupotz, donde, en época romana, había un meandro del río, a poca distancia de la instalación portuaria del antiguo centro de Terra Sigillata de Rheinzabern (Tabernae).
En total se recuperaron cerca de 1.060 objetos cuyo peso total rondaba los 730 kg. Se hallaron casi exclusivamente objetos metálicos elaborados con hierro, bronce, cobre, estaño, latón y plata. Entre ellos hay recipientes, herramientas, aparatos, armas y piezas de carros.

Las ocultaciones de bienes ante la crisis producida por los Bárbaros

07_rp_abb-4
Los romanos atemorizados tendían a ocultar sus bienes para evitar los saqueos

Si algo pone de relieve la exposicion El Tesoro de los Bárbaros que puede verse en las salas del MARQ es la situación de indefensión ante los ataques de las hordas bárbaras a sus villas y haciendas.  

Precisamente en estos tiempos peligrosos, los atemorizados habitantes de las provincias romanas ponían a buen recaudo no sólo sus posesiones con su dinero y sus joyas, sino también utensilios del día a día elaborados con bronce o hierro. Los objetos de valor atesorados se depositaban a menudo en una caja o bien en un recipiente de arcilla o metal que servía de receptáculo para albergarlos.

 

Respecto al período de crisis que tuvo lugar alrededor de la mitad del siglo III. d.C. se observa un claro aumento de este tipo de depósitos. La mayoría de las veces se trata de depósitos monetales en los que llamada “moneda final” data el conjunto del tesoro hallado. Estos tesoros compuestos por bienes de propietarios son muy diferentes de los depósitos de saqueadores, como los de Neupotz y Hagenbach. En estos casos no se trata de propiedades puestas a salvo por ciudadanos romanos, sino de un botín germánico, más concretamente de un botín que se perdió al atravesar el Rin.

El Altar de la Victoria de Augsburgo

altarUno de los más notables hallazgos de los últimos tiempos se hizo en el año 1992 durante la realización de unas obras de construcción en Augsburgo. Se trata de un altar consagrado a la diosa Victoria, erigido por el gobernador de la provincia de Raetia con ocasión de una victoria sobre el pueblo germánico de los semnones o del de los jutungos.

La piedra sagrada con inscripción constituye un testimonio de la misma época sobre la situación precaria en la que se hallaba el Imperio Romano en los años 259 y 260: los germanos que habían invadido la península itálica en el año 259 se encontraban en su camino de regreso cuando fueron vencidos por los romanos en una batalla de dos días de duración -librada los días 24 y 25 de abril del año 260- cerca de Augsburgo. Miles de prisioneros desplazados desde la Península Itálica fueron liberados.

En esta acción no participaron legiones, sino únicamente las tropas auxiliares de Raetia y Germania Superior mencionadas en la inscripción, así como levas locales. Tras la batalla, parece que Raetia formó parte del reino independiente denominado Imperio Galo-Romano, puesto que ya se menciona su primer emperador, Póstumo, en una inscripción del Altar de la Victoria con fecha de 11 de septiembre.

El reparto del botín

barbarenschatz_03
Fragmentos de piezas de plata partidas para el reparto del botín

Los piezas que se exponen en la muestra El Tesoro de los Bárbaros muestra el botín de los saqueos alamanes en la Galia e ilustran de manera formidable uno de los motivos por los que los germanos asentados entre el Danubio, el Rin y el Oder decidieron atacar las provincias romanas a partir de finales del siglo II. Continuar leyendo “El reparto del botín”