Tesoros ocultos bajo las aguas del Rin

01_rp_abb-1
El descubrimiento en los años 70 del siglo XX del tesoro de Neupotz y del resto de objetos que componen la exposicion el Tesoro de los Bárbaros que se encuentra en el MARQ, supuso el mayor hallazgo de objetos de época romana hasta la fecha.

Alrededor de 1970, cerca de Neupotz -corporación territorial de Germersheim-, el dragado de la grava realizado por la empresa Kuhn recuperó de las profundidades del lago los primeros objetos. En los años siguientes el número de hallazgos fue en aumento. El punto culminante se sitúa entre 1980 y 1982, cuando aparecieron grandes cantidades.

barbarenschatz_01

Enormes ollas rebosantes de vajilla de bronce y de utillaje de hierro, grupos reducidos de objetos así como piezas individuales -destruidas en mayor o menor medida por la pala de la draga- fueron a parar sobre las cintas transportadoras y escombreras de la planta procesadora.
El hallazgo se produjo en un brazo del Viejo Rin, al sudeste del municipio de Neupotz, donde, en época romana, había un meandro del río, a poca distancia de la instalación portuaria del antiguo centro de Terra Sigillata de Rheinzabern (Tabernae).
En total se recuperaron cerca de 1.060 objetos cuyo peso total rondaba los 730 kg. Se hallaron casi exclusivamente objetos metálicos elaborados con hierro, bronce, cobre, estaño, latón y plata. Entre ellos hay recipientes, herramientas, aparatos, armas y piezas de carros.
Website Pin Facebook Twitter Myspace Friendfeed Technorati del.icio.us Digg Google StumbleUpon Premium Responsive

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *