Alamanes y jutungos

Desde un punto de vista actual, parece como si el Imperio Romano disfrutara del gobierno de un emperador pacífico, de prosperidad económica y de una gran potencia cultural en los dos decenios centrales del siglo II; la calma antes de la tempestad. Mientras el Imperio renunciaba conscientemente a ampliar sus territorios, las poblaciones vecinas comenzaron a dirigir su agresividad contra las provincias romanas fronterizas. Dos enemigos principales surgen en este preciso momento: en el oeste, los partos y sus posteriores herederos los persas sasánidas y en el este, las diferentes tribus germánicas del otro lado del Rin y de más arriba hasta la zona media del Danubio
Continuar leyendo “Alamanes y jutungos”